Holografía: Herramienta de seguridad para el empaque

La etiqueta holográfica cumple dos funciones en la solución de seguridad: por un lado, al ser a prueba de manipulaciones, no puede ser retirada y sustituida por otra etiqueta; por otro lado, las etiquetas holográficas pueden adquirirse con la función Tamper Evident, o intransferible, que es un candado de seguridad que hace que la etiqueta se autodestruya al desprenderse, dejando evidencia tanto en el producto como en la propia etiqueta.

Los microcortes en el cuerpo de la etiqueta, que antes se utilizaban en los precios de los supermercados para evitar que la etiqueta se desprendiera en su totalidad, son una característica de seguridad alternativa en las etiquetas holográficas. Esto, combinado con la tecnología Tamper Evident, refuerza la seguridad de los sellos holográficos.

En el año 2010 se lanzó Total Release, un nuevo material de seguridad holográfico de poliéster plateado que cubre todo el mercado de cajas y empaques sólidos. Cuando se intenta desprender, todo el metal permanece en la caja, y sólo se puede desprender una fina capa de película de polipropileno.

El uso de números secuenciales impresos en hologramas completa el ciclo de la originalidad del producto ayudando a la trazabilidad de la mercancía. La codificación se realiza con una impresora de chorro de tinta y, dicha impresión, se encuentra protegida por una lámina de polipropileno que garantiza la inviolabilidad de la numeración.

Imágenes y diseño holográficos

Cualquier logotipo puede ser reproducido en un holograma, ya sea la imagen corporativa de la empresa o algún texto. Además, se pueden incluir candados de seguridad, visibles e invisibles al diseño holográfico, imágenes ocultas que solamente se visualizan con puntero láser, así como firmas numéricas invisibles que facilitan la validación de la originalidad del holograma.

El uso de una etiqueta holográfica como sello de seguridad no resta atractivo a los empaques; de hecho, cuando se utiliza el material adecuado, la etiqueta atrae la atención del consumidor en el estante, garantiza su originalidad y refuerza la confianza del consumidor en la marca. Especialmente en los puntos de venta donde los productos se exponen junto a los de la competencia, el holograma destaca y ayuda al consumidor a tomar una decisión basada en la seguridad del empaque.

El uso de este tipo de etiquetas proporciona una solución definitiva a los posibles casos de robo de productos, tanto en la distribución como con los mayoristas y minoristas. El consumidor final reconoce claramente cuando el producto que escoge del estante ha sido abierto. Gracias al sello holográfico, el mayorista recibe los productos con mayor seguridad debido a que puede verificar la garantía del fabricante.